top of page
  • Javier Salazar

¿Los propietarios de escape room somos buenos jugadores?

Como tantas cosas, la respuesta a esta pregunta es relativa y subjetiva, pero yo me la jugaría a que, en la mayoría de los casos, hay una respuesta contundente: NO.


¿Y porqué no? Bueno, aquí sí que hay muchas explicaciones, pero nos vamos a centrar en nuestro caso.


Hay muchos factores que diferencian a un jugador con un propietario de escapes. Sobre todo de un tipo de propietario, y es de los que trabajan en su sala, la montan y gestionan las partidas.


El primero, es que a los que trabajamos en un escape room no nos da la vida para jugarlos. Obviamente, lo hacemos, nos gusta aprender y ver cómo lo gestionan otras empresas, pero no tenemos tanta libertad de horarios, como norma general, como para estar jugando escapes todos los fines de semana.


Por otro lado, cuando pisamos un escape de los que enamoran, se nos van la mitad de las neuronas a observar con la boca abierta y un poco de envidia la maravilla en la que estamos, y lo de resolver puzzles ya si eso lo dejamos para después. Nos obcecamos en cómo han hecho ésto o lo otro, porqué no se me ocurrió a mí o en pensamiento de: ésto lo tengo que tener yo algún día. Ejemplos claros en los que nos ha ocurrido ha sido con La Entrevista de Cubick Madrid, Alcatraz en Altea, o más recientemente en Malibú, de Secret Hunter en Alicante.

Además, hay un síndrome del jugador habitual y es que cuando ves un juego parecido a algo que ya has visto, tienes un prejuicio. Crees que se resuelve como aquel puzzle que ya viste y, normalmente, no es así.


Por último, no nos pasa a todos, pero a nosotros sí, y es un cuidado extremo por las cosas. No tocar demasiado, no descolocar para que el reseteo de los compañeros sea más rápido, no forzar, no hacer nada que se parezca a una trampa o algo que pueda arruinar el juego...


En definitiva, en nuestro caso, no nos consideramos buenos jugadores. Sí que es cierto que tratamos de iniciar a gente, les explicamos, les incentivamos a que se meten en el papel, a comprender las normas... pero en una competición, estaríamos en mitad de la tabla. ¡Y no nos importa! Disfrutamos jugando y, en lo que intentamos ser buenos, es creando y gestionando La Comisaría, Chernobyl, La Traca Final y todo aquello en lo que tengamos un

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page