• Javier Salazar

Un escape room no es lo que crees

La primera vez que oí hablar de un escape room fue precisamente de Alicante. Mi hermano me contó que había hecho uno, que te metían en una habitación y tenías que resolver acertijos para escapar.

Inmediatamente me vino a la cabeza la película La Habitación de Fermat. Me pareció interesantísimo, pero de aquello hace unos 7 u 8 años, y hoy en día me da un poco de pereza esa imagen de los escapes, porque es la que ha permanecido entre el público que no es jugador o no lo es habitualmente, y no se ajusta para nada a lo que es un escape room hoy en día.


Hace poco, me entrevistaron en la radio para hablar sobre La Traca Final de Argamasilla, y el presentador explicaba precisamente eso, que son juegos donde prima la necesidad de análisis, la inteligencia... ¡¡y a veces incluso la habilidad con las manos!! Así que en los pocos segundos que tuve para responderle traté de explicarle mi visión hoy en día de lo que es un escape room.


Y es que, como cualquier negocio o actividad que nace, ha ido evolucionando. Pero los escape rooms no hemos sido capaces de hacer llegar al gran público esa evolución.

Cierto es, que los que son jugadores habituales sí que tienen una imagen ajustada a la realidad, y puede verse por ejemplo en los directos de Fobos en Twitch. Pero pienso que a ese contenido no llega a la gente "de la calle", donde permanece aquella primera imagen del sector.

Hoy en día, salvo los escapes de corte más clásico que suelen ser los que más tiempo tienen, ir a jugar un escape es ir a vivir una experiencia. Una película desde dentro, con su trama, sus personajes y un desenlace en el que, nosotros como protagonistas, debemos influir. Entramos en un mundo en el que no sólo hay que darle al coco, sino que tenemos que interactuar, huir, escondernos, atrevernos, convencer, engañar y sufrir o divertirnos (dependiendo de la temática del juego al que vayamos).


Luego, dentro de ésto, hay juegos bestiales que son como las grandes superproducciones y otros, la mayoría, que están en la medida y que, como norma general nos harán vivir una experiencia única, irrepetible e inolvidable.

Aún vienen jugadores a La Comisaría en Alicante que nos piden "pista", que preguntan si han tardado menos que los anteriores, que sufren por no hacer un tiempazo e incluso que "pasan olímpicamente" de interactuar porque sólo quieren resolver los puzzles. ¡¡Y nos parece respetable!! Pero hoy en día, los juegos de escape están diseñados con la experiencia como protagonista, y luego se les puede añadir una gran inmersión, una gran ambientación, juegos novedosos, tecnológicos o clásicos, incluso interactuar con "la vida real" como sabéis que hacemos en La Comisaría en un momento dado.


Pero lo fundamental, lo que es un escape room hoy en día, es UNA EXPERIENCIA que hay que vivir de principio a fin. Y habrá que trabajar para, como propietarios, explicarlo mejor al gran público

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo